Side Effects Logo Master File
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
Coronavirus

La seguridad de los trabajadores de las plantas procesadoras de carne sigue siendo un tema polémico

tyson-storm-lake-iowa.jpg
Natalie Krebs
/
Side Effects
The Storm Lake Tyson pork plant was the site of a COVID-19 outbreak in May 2020 that affected a quarter of its workforce.

A finales de octubre, Debbie Berkowitz, experta en seguridad y salud de los trabajadores y ex asesora principal de políticas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, se presentó ante un subcomité de la Cámara de Representantes del Congreso sobre el coronavirus y ofreció algunas estadísticas impactantes.

"En los últimos 18 meses han muerto más trabajadores a causa del COVID-19 en la industria cárnica y avícola, que los que han muerto por todas las causas relacionadas con el trabajo en la industria en los últimos 15 años", dijo. "Y apuesto a que es más que eso ahora que tenemos mejores cifras".

Berkowitz testificó en una audiencia en el Congreso tras la publicación de un informe en el que se descubría que más de 59,000 trabajadores de las plantas de las principales empresas procesadoras de carne del país se infectaron con el coronavirus en el primer año de la pandemia y que al menos 269 trabajadores murieron. Cifras que triplicaban las estimaciones anteriores.

El informe es uno de los pocos documentos que ha ofrecido alguna información sobre los trágicos brotes que arrasaron las plantas empacadoras de carne del país el año pasado.

El virus se extendió por las instalaciones de procesamiento de Iowa, el principal estado productor de carne de cerdo del país, así como por gran parte del Medio Oeste y del país, provocando un efecto dominó en la industria empacadora de carne de 200 mil millones de dólares.

Pero un año y medio después de la pandemia, muchos siguen buscando respuestas sobre los brotes, al tiempo que presionan para que se produzcan cambios.

Las principales empresas empacadoras de carne del país han estado en el centro de las preocupaciones sobre la seguridad de los trabajadores.

Hace tiempo que sostienen que han hecho mucho durante esta pandemia para proteger a sus trabajadores.

"Hemos invertido cientos de millones de dólares para transformar nuestras instalaciones con medidas de protección, desde escáneres de temperatura, divisores de puestos de trabajo, monitores de distancia social, enmascaramiento y nuestro programa de pruebas siempre en marcha", dijo Claudia Coplein, directora médica de Tyson Foods.

Gary Walters, director de seguridad de Smithfield Foods, dijo que han realizado una larga lista de cambios bajo su supervisión. Eso incluye todo, desde mascarillas obligatorias y distanciamiento social hasta pruebas internas y clínicas de vacunación.

"Hemos rediseñado nuestras plantas, en algunos casos incluso hemos construido instalaciones adicionales", dijo Walters.

Priorizando las ganancias sobre la seguridad de los trabajadores

Sin embargo, el informe del Congreso publicado a finales de octubre pintó las respuestas de las empresas bajo una luz muy diferente.

La investigación concluyó que las cinco principales empresas de procesamiento de carne, entre las que se encuentran JBS, Tyson Foods, Smithfield Foods, Cargill y National Beef, podrían haber hecho mucho más para evitar las infecciones y muertes de los trabajadores.

El informe concluyó que las empresas se opusieron a las recomendaciones estatales y federales de tomar precauciones contra el coronavirus al principio de la pandemia y "dieron prioridad a los beneficios y a la producción por encima de la seguridad de los trabajadores, y siguieron empleando prácticas que condujeron a unas instalaciones abarrotadas en las que el virus se propagó con facilidad". Además, dijo que los reguladores federales, como la OSHA, no promulgaron normas reglamentarias.

Tras la publicación del informe, Smithfield Foods llegó a un acuerdo con el Departamento de Trabajo de EE.UU., aceptando realizar cambios sistémicos en sus procedimientos y políticas sanitarias relacionadas con las enfermedades infecciosas. Las demás empresas aún no han llegado a un acuerdo.

En la audiencia, Berkowitz dijo que las empresas no adoptaron las precauciones sanitarias básicas, como el distanciamiento social, tal como recomiendan las autoridades sanitarias.

"Lo sorprendente es que, a pesar de las recomendaciones de los CDC al público y a las empresas sobre el uso del distanciamiento social para frenar la propagación del COVID, la industria cárnica decidió hacer caso omiso de esta primera recomendación y mantener esas condiciones de hacinamiento", dijo.

La diputada Mariannette Miller-Meeks, republicana que representa al este de Iowa, se opuso a Berkowitz y a las conclusiones del informe.

Argumentó que las plantas, como la de carne de cerdo de JBS en su distrito de Ottumwa, tomaron medidas de protección agresivas desde el principio y señaló el impacto que el cierre de las plantas tuvo en la cadena de suministro de alimentos.

"¿Sabe alguno de ustedes cuántos ganaderos tuvieron que practicar la eutanasia a sus rebaños? ¿Alguno de ustedes sabe cuántos agricultores se suicidaron? Porque eso ocurrió en mi distrito cuando los granjeros no tenían dónde llevar sus cerdos o su carne o sus pollos", dijo Miller-Meeks.

Otros republicanos de alto nivel, como el ex presidente Donald Trump y la gobernadora Kim Reynolds, también hicieron hincapié en la preocupación por la cadena de suministro de alimentos.

Cuando los brotes barrieron la nación en la primera mitad de 2020, Trump invocó la Ley de Producción de Defensa para ordenar que las plantas permanecieran abiertas como infraestructura crítica para la cadena de suministro de alimentos de la nación.

Reynolds apoyó firmemente esto.

Durante una conferencia de prensa en mayo de 2020 -donde los funcionarios de salud del estado confirmaron un brote en una planta de procesamiento de carne de cerdo de Storm Lake que afectaba a casi una cuarta parte de su fuerza de trabajo- Reynolds expresó su preocupación de que la industria de carne de cerdo y carne de res del estado podría perder más de $ 2.7 mil millones debido a los cierres de plantas a corto plazo.

"Esto es devastador para los agricultores y productores de Iowa y se notará a todos los niveles. Los consumidores ya lo están viendo en las tiendas de comestibles con precios más altos de las carnes y límites de la cantidad que pueden comprar, lo que afecta desproporcionadamente a los habitantes de Iowa con menores ingresos", dijo.

Al mismo tiempo, Tyson Foods publicó anuncios a página completa en los periódicos más importantes del país afirmando que el cierre de las plantas estaba "rompiendo" la cadena de suministro de alimentos y emitió anuncios nacionales en los que agradecía a los trabajadores de primera línea sus servicios, diciendo que su seguridad era su prioridad.

Pero estas preocupaciones financieras no parecen haber dado resultado. Las principales empresas empacadoras de carne, incluida Tyson, han generado ganancias récord durante la pandemia debido al aumento de los precios y a la mayor demanda de los consumidores, según informes del gobierno federal.

Recientemente, Reynolds ha defendido la necesidad de mantener las plantas en funcionamiento, diciendo que las empresas empacadoras de carne y el estado tomaron muchas medidas para proteger adecuadamente a los trabajadores, como la realización de pruebas masivas.

"También fui uno de los gobernadores que lideró la vigilancia de las pruebas, y así pude ir a estas plantas de procesamiento y hacer pruebas e identificar quiénes daban positivo y quiénes no", dijo Reynolds en un podcast del Comité Nacional Republicano en septiembre.

"De modo que los trabajadores que entraban allí no sólo tenían el EPP adecuado -equipo de protección- sino que también sabían que las personas con las que trabajaban habían dado negativo en las pruebas".

tyson-storm-lake-iowa.jpg
Natalie Krebs
/
Side Effects
The $200 billion meatpacking industry has been at the center of concerns over worker safety during the pandemic. The companies involved, including Tyson, which has plants in more than 20 states, have maintained they’ve made an effort to protect workers.

“La OSHA debe prepararse para la próxima pandemia”

Melissa Perry, presidenta del Departamento de Salud Ambiental y Ocupacional de la Universidad George Washington, tiene muchas preocupaciones sobre la seguridad de los trabajadores en las plantas al principio de la pandemia.

Perry dijo que los funcionarios de salud pública no siempre recibían la información que necesitaban de las empresas sobre los brotes para tomar decisiones.

"En la epidemiología y la vigilancia de la salud pública, lo que se necesita son datos, en primer lugar, como base fundamental para abordar cualquier tipo de brote o cualquier tipo de problema de salud, por lo que esos sistemas no estaban en funcionamiento", dijo.

Todavía no está claro, a partir de los datos estatales, cuántos trabajadores de la planta de Iowa se vieron afectados.

Los datos del departamento de salud del estado de Iowa sobre los brotes de las plantas empacadoras de carne proporcionados a IPR siguen indicando tasas de infección que a menudo contradicen los informes de los funcionarios locales, los informes de inspección de la OSHA e incluso las cifras comunicadas por Tyson en su momento.

Perry dijo que las plantas podrían haber tomado otras medidas para prevenir los brotes, como reducir la velocidad de las líneas para que los trabajadores pudieran espaciarse más, lo que también les habría permitido seguir operando.

Dijo que los brotes también ponen de relieve la necesidad de que la OSHA promulgue una norma sobre patógenos transportados por el aire, que exigiría a los establecimientos, como las empacadoras de carne, la adopción de medidas de protección para evitar la exposición de los trabajadores a patógenos transportados por el aire, como el coronavirus.

"Se sabe mucho sobre cómo prevenir la propagación de patógenos en el aire", dijo Perry. "Sólo es cuestión de voluntad, organización y consenso para aplicarlas en las plantas".

En la actualidad, la OSHA sólo dispone de una norma para los agentes patógenos transmitidos por la sangre, que se creó a principios de la década de 1990, durante el apogeo de la epidemia de sida.

Otros defensores de los derechos de los trabajadores coinciden con Perry en que hubo una grave falta de supervisión gubernamental en las plantas que aún debe ser abordada por los legisladores.

Mark Lauritsen, vicepresidente internacional del sindicato United Food and Commercial Workers Union, que representa a 260,000 trabajadores del sector de la empacadora de carne y del procesamiento de alimentos del país, también señaló a la OSHA por no haber supervisado la seguridad en las plantas.

Calificó su supervisión durante los brotes como "inexistente", y culpa a líderes como Trump y Reynolds de restar poder a las agencias reguladoras federales y estatales durante la pandemia.

"Estaban más preocupados por obligar a las plantas a permanecer abiertas y hacer todo lo posible para mantener la producción a expensas de, ya sabes, infectar y, en última instancia, matar a las personas que trabajan en esas instalaciones", dijo Lauritsen.

Lauritsen dijo que la OSHA debería haber emitido una Norma Temporal de Emergencia, que habría creado normas reglamentarias aplicables que exigieran a los empleadores proteger a los trabajadores durante la pandemia.

Esto fue algo de lo que se hizo eco el informe del Congreso, que encontró que el año pasado, la OSHA federal emitió sólo nueve notificaciones a tres empresas empacadoras de carne con brotes graves a pesar de haber recibido más de 100 quejas y de haber reducido significativamente las inspecciones en 2020.

Esto incluye una multa de 13,500 dólares a una planta en Sioux Falls, Dakota del Sur, donde se infectaron más de 1,300 trabajadores. Era el máximo permitido por la ley federal.

Iowa tiene su propio programa OSHA aprobado por el gobierno federal bajo la División de Trabajo del estado, que cubre las plantas empacadoras de carne del estado.

Según los registros obtenidos por IPR, Iowa OSHA llevó a cabo inspecciones COVID-19 en seis plantas que los funcionarios de salud del estado informaron que tenían brotes que afectaban a más de 100 trabajadores en la primavera de 2020.

Sólo emitió una citación por 1,914 dólares a la planta de carne de res Iowa Premium en Tama por no mantener y suministrar a los funcionarios del gobierno los registros de las lesiones relacionadas con el trabajo.

"La OSHA tiene que prepararse para la próxima pandemia o el próximo evento que tenga lugar", dijo Lauritsen. "Y eso no importa si es en la atención sanitaria, si es en la empacadora de carne o si es en el comercio minorista. La OSHA tiene que estar preparada, y tiene que aprender de esto".

‘El COVID ha puesto de manifiesto las condiciones de los trabajadores de las empacadoras de carne’

De cara al futuro, algunos demócratas han dicho que quieren hacer de la seguridad de los trabajadores una prioridad.

Cuando el presidente Joe Biden tomó posesión de su cargo en enero, emitió inmediatamente una orden ejecutiva para proteger la salud y la seguridad de los trabajadores, calificándola de "prioridad nacional e imperativo moral". Esto incluía la revisión de los esfuerzos de aplicación de la OSHA relacionados con el COVID-19

El gobierno de Biden también se negó a luchar contra un fallo de la corte federal de marzo que anuló una norma del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de la era Trump que permitía a las instalaciones de procesamiento de carne de cerdo acelerar las líneas de producción.

Sindicatos como la UFCW y expertos en seguridad laboral apoyaron esta medida, afirmando que las líneas más lentas son más seguras en general para los trabajadores y les permiten una distancia social adecuada.

Sin embargo, el USDA anunció en noviembre que permitirá a nueve instalaciones de procesamiento de carne de cerdo, incluida una planta de JBS en Ottumwa, aumentar la velocidad de las líneas para determinar si puede aumentar la producción sin poner en peligro la seguridad de los trabajadores.

En septiembre, el USDA anunció que está invirtiendo 700 millones de dólares en subsidios para los trabajadores agrícolas y alimentarios afectados por el COVID-19 con los costos de salud y seguridad.

En Iowa, el representante estatal Ras Smith, demócrata de Waterloo, que se presenta como candidato a gobernador el año que viene, dijo que va a presentar una ley en esta sesión llamada "Carta de Derechos de los Trabajadores".

Smith dijo que el proyecto de ley revisaría las normas de Iowa OSHA durante una emergencia de enfermedad infecciosa y también aborda cuestiones como los requisitos de salario mínimo para los trabajadores esenciales.

"También establecimos las normas de lo que debe ser un entorno de trabajo seguro, asegurándose de que hay licencia pagada para los empleados que están enfermos porque trabajan en espacios cerrados y se ven obligados a tener que tomar tiempo libre del trabajo", dijo.

Smith presentó un proyecto de ley similar en la pasada legislatura, pero nunca llegó a ser escuchado en una cámara legislativa dominada por los republicanos.

Líderes sindicales como Lauritsen afirman que uno de los aspectos positivos de los brotes en las plantas es que han suscitado un gran interés en un sector que durante mucho tiempo ha permanecido oculto a los ojos del público.

"Ha dado lugar a muchos más debates sobre las soluciones a largo plazo de los problemas que aquejaban a la industria empacadora de carne, y esos debates se están llevando a cabo ahora", dijo. "El COVID ha puesto de relieve las condiciones de los trabajadores de las empacadoras de carne".

Lauritsen dijo que gracias a las nuevas medidas de seguridad en las plantas y a la disponibilidad de la vacuna, los brotes de COVID-19 en las empacadoras de carne ya no se producen.

En agosto, Tyson Foods se convirtió en uno de los primeros empleadores importantes del país y en la única gran empresa empacadora de carne en imponer la vacunación contra la COVID-19 a los trabajadores de primera línea.

La empresa anunció a finales de octubre que más del 96% de su plantilla activa estaba totalmente vacunada.

Otras grandes empresas empacadoras de carne probablemente se acogerán a la exigencia de la administración Biden de que las empresas con al menos 100 empleados se aseguren de que están totalmente vacunados antes del 4 de enero o se sometan a pruebas semanales.

Iowa es uno de los diez estados que forman parte de una demanda que desafía este requisito, alegando que el gobierno federal carece de autoridad constitucional para emitirlo.

Lauritsen dijo que, de cara al futuro, le preocupa que otros protocolos de seguridad se desvíen de las plantas debido a toda la atención prestada a la pandemia durante el último año y medio.

"Me pone nervioso ver cuánto hemos retrocedido, sólo porque COVID ha ocupado todo el espacio", dijo.

Perry dijo que teme que la seguridad de los trabajadores de las empacadoras de carne desaparezca por completo del radar de la opinión pública a medida que la pandemia se extinga.

"Me preocupa que... la nueva atención no perdure", dijo. "Así que creo que es algo en lo que hay que hacer hincapié e intentar que el público sea consciente de lo oculta que está esta industria".

Perry dijo que hay muchos cambios en las regulaciones gubernamentales y en las normas de la industria que deben hacerse, antes de que llegue la próxima pandemia.